6af94ab2 63bc e281 e50c cc004aee797c
¡Compartir es Apoyar!
Compartir en facebook
Compartir en whatsapp
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir:
¡Compartir es Apoyar!
Compartir en facebook
Compartir en whatsapp
Compartir en twitter
Compartir en pinterest

Margarita siempre viva comienza un nuevo viaje en «Depresión

regresa con la melancólica “Depresión post paisaje”. Explorando una nueva identidad sonora que se aleja de la distorsión y el ruido, la banda antioqueña, una de las principales apuestas del nuevo indie colombiano, vuelve con un sencillo evocativo y lleno de vida que lo mismo evoca las producciones de The Smiths en las guitarras brillantes y arpegiadas, así como nuevos actos claves en el contexto contemporáneo como Interpol y Radiohead. Con una idea inicial d Márgaro, Mateo Vanegas, y arreglada por la banda en estudio sobre una maqueta del compositor, “Depresión post paisaje” es el recuerdo e idealización de un amor transformador.

“Soy muy acumulador de canciones”, explica Márgaro. “Las canciones que propuse para este disco, incluida esta, son canciones que tienen un tiempo guardadas. ‘Depresión post paisaje’ relata el tiempo en el que viví junto a una nueva pareja en una relación. Empecé a tener nuevas experiencias y también empecé a tener muchas responsabilidades de adulto que no había contemplado en ese momento. Fue un momento de aprendizajes y de vivencias chéveres que se resumen ahí”, complementa. De esta manera, se sumerge en un amor adulto con visos de pasión juvenil que le permite crecer y transformarse. “La canción habla de que no hay condiciones contingentes para empezar a confiar en el otro y para poder depositar amor, cariño y confianza en el otro. La segunda parte es una oda a la belleza, a quedarse encantado con el rostro de las personas, que a mí me pasa mucho. ‘Me quedaré todo el día acá’ es una fijación por la belleza, pero sobre todo por el amor, por los gestos, por la manera como habla el otro. Por todo”, concluye el compositor y guitarrista.

El paisaje, en ese sentido, se convierte en una metáfora de la contemplación del rostro amado, un primer momento que no se recupera y al que se intenta volver una y otra vez sin alcanzar el éxtasis primero. Así mismo, obra como una reflexión sobre las dinámicas contemporáneas del amor líquido, en el que los cuerpos son desechables. “Es esa mentalidad de hoy en día en la que un día puedo sentir muchas cosas por ti, pero mañana puedo estar totalmente desentendido de ese sentimiento”. Idealizando las formas de un amor puro al que no se puede volver, la banda apuesta por una historia en el que la unión de dos cuerpos tenga mayor sentido que la mera consumación de un acto físico.

Después de presentar la maqueta a sus compañeros de banda, “Depresión post paisaje” viró hacia un sonido marcado por la psicodelia de los setenta, aunque mantuvo la identidad post punk revival de la influencia neoyorquina y el aire de indie denso del lado inglés. De esta manera, continúa explorando una serie de sonidos que enriquecen su propuesta de la mano del productor de Medellín Adán Naranjo. Manteniendo la veta poética que los ha hecho un nombre central del rock colombiano, pero abiertos a la experimentación, la banda prepara un disco cargado de canciones sólidas, maduras y de una factura elegante y rockera.

Redes Sociales Artista

Compartir:
¡Compartir es Apoyar!
Compartir en facebook
Compartir en whatsapp
Compartir en twitter
Compartir en pinterest

Comentarios